La salud bucal y las enfermedades del corazón están conectadas por la propagación de bacterias

La salud bucal y las enfermedades del corazón están conectadas por la propagación de bacterias y otros gérmenes, desde la boca a otras partes del cuerpo mediante el torrente sanguíneo. Cuando estas bacterias llegan al corazón se adhieren a cualquier área y causan una inflamación.


Según las últimas investigaciones, alrededor del 40% de las personas con cardiopatía isquémica en España ya ha sufrido pérdida de piezas dentales, lo que indica que la enfermedad periodontal grave es muy frecuente en pacientes con problemas coronarios. Estos estudios evidencian que las personas con enfermedad cardiaca tienen, con mayor frecuencia, enfermedad periodontal. Y también que, entre quienes sufren una enfermedad periodontal más avanzada, se encuentran más pacientes con enfermedad cardiovascular.



Salud bucodental: así influye en tu corazón

Según la Fundación Española del Corazón, la explicación es que la periodontitis es una enfermedad inflamatoria e infecciosa causada por bacterias en la boca que producen una inflamación constante en las encías. Una situación que origina efectos proinflamatorios además de provocar alteración en el sistema inmune, favorecer trombosis y fomentar alteraciones de la síntesis del corazón. “La inflamación que se produce en la encía favorece la aparición de una serie de sustancias que son protrombóticas y proinflamatorias, son las mismas que provocarían la afectación vascular”, confirma Catalina Bennáser, Secretaria del Colegio Oficial de Dentistas de Baleares.


Si conseguimos eliminar la inflamación de las encías estaremos protegiendo al mismo tiempo la salud cardiaca.

El cuidado de la salud bucodental tiene un efecto muy beneficioso en la salud cardiovascular. “Si mantenemos una buena higiene bucodental reducimos placa bacteriana en la cavidad oral, y eso redunda en una reducción de la inflamación a nivel local, en nuestras encías, lo que a su vez favorece que haya una menor inflamación a nivel sistémico. Eso significa que si conseguimos tener una muy buena salud bucodental, probablemente vamos a conseguir reducir los eventos cardiovasculares que se relacionan con la mala salud bucodental. Por eso hay que animar a los pacientes a mantener una buena salud de su cavidad oral, porque repercute en tener menos eventos cardiovasculares en el futuro”, señala el doctor Juan José Gómez-Doblas, jefe de sección de Cardiología Clínica del Hospital Universitario Virgen de la Victoria de Málaga.

Otra forma de proteger tanto la salud cardiovascular como la bucodental es controlar algunos factores de riesgo que tienen relación directa en ambas áreas. Tanto el Colegio de Dentistas de Baleares, como la Fundación Española del Corazón destacan, entre como factores de riesgo el tabaquismo y la glucemia. Si abandonamos el tabaco mejoraremos nuestra salud bucodental y también la cardiovascular. Igualmente,si mantenemos una dieta adecuada que fomente un mejor control de la diabetes también repercute en una mejor salud bucal y cardiovascular.





12 visualizaciones0 comentarios