top of page

Los pacientes con cáncer deben visitar al dentista antes de empezar con el tratamiento oncológico

  • La quimio y la radioterapia pueden tener efectos secundarios que afecten a la salud oral, como xerostomía, mucositis, glositis, candidiasis y osteonecrosis mandibular, entre otros.

  • Es fundamental que exista una comunicación fluida entre el dentista y el oncólogo para proteger la salud bucodental del paciente y evitar patologías que podrían empeorar su calidad de vida.


Según los últimos datos publicados por la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), en Baleares se regristraron 107 nuevos casos de cáncer oral y de labio en 2022. Y alrededor de 8.000 personas fueron diagnosticadas de cáncer oral y faringe a lo largo de 2022, en España.


Este tipo de cáncer es uno de los 10 más frecuentes y su mortalidad es muy elevada, alcanzando la cifra de 1.500 fallecidos al año en nuestro país.


*Fuente: Asociación Española Contra el Cáncer

Con motivo del Día Mundial contra el Cáncer, que se celebra hoy, 4 de febrero, el Colegio de Dentistas de Baleares se une al Consejo General de Dentistas para recordar la importancia de las revisiones bucodentales periódicas, pues actualmente solo se detectan en fase precoz entre el 25-30% de las lesiones orales. “El dentista puede detectar cualquier signo cancerígeno en la cavidad oral (aftas que no curan, manchas o bultos), lo que permite un diagnóstico temprano y, con ello, un mejor pronóstico de la enfermedad. Por eso es tan necesario acudir al dentista, al menos, una vez al año”, explica el Dr. Óscar Castro Reino, presidente del Consejo.


Cáncer y salud oral


El dentista no solo desempeña un papel fundamental en la detección del cáncer oral, también es clave en el tratamiento de los pacientes oncológicos por dos motivos: los efectos secundarios que tienen la quimio y la radioterapia en su salud bucodental, y porque un buen estado de salud oral previo a recibir estos tratamientos evita complicaciones, a veces, graves.


En muchas ocasiones, el paciente oncológico va a tener inmunosupresión, un mayor riesgo

de hemorragia, de infecciones y un retraso en la cicatrización.


La cavidad oral es muy susceptible a los cambios originados por la radio y quimioterapia, por eso es aconsejable que el paciente vaya al dentista antes de comenzar con las sesiones para recibir los tratamientos dentales oportunos, siempre con el visto bueno del oncólogo.


Además de mantener la boca bien hidratada y reforzar la higiene, el dentista podría indicar lo siguiente, siempre que le paciente lo requiera:


-Protector bucal para minimizar los efectos orales del tratamiento oncológico.

-Colutorio diario con flúor.

-Colutorio antiséptico.


Esto se debe a que tanto la radioterapia como la quimioterapia pueden provocar ciertas patologías orales. En el caso de la radioterapia, la aparición de xerosotomía (sequedad bucal) originando a veces grandes molestias e incluso dolor en los pacientes oncológicos. Esta disminución de la saliva es un factor de alto riesgo para la aparición de caries, empeoramiento de la patología periodontal, alteraciones en la mucosa (mucositis), o en la lengua (glositis) e infecciones por hongos (candidiasis), entre otros. Una patología especialmente seria es la osteonecrosis mandibular, que puede aparecer tras la administración de determinados agentes quimioterapéuticos y que el dentista debe prevenir.


Una vez finalizado el tratamiento oncológico es importante que el paciente siga con sus revisiones bucodentales, incluso con mayor frecuencia (cada 4 meses) hasta que haya transcurrido un tiempo razonable que el dentista fijará dependiendo de cada caso. Lo habitual es que el estado de la salud oral del paciente oncológico vuelva a la normalidad cuando finalice las sesiones de quimio y radioterapia.


El cáncer labial es más frecuente en zonas de alta exposición solar como Baleares


Baleares una zona geográfica con alta exposición solar, el cáncer de labios es más frecuente que en otras comunidades autónomas con menos horas de sol y con índices de radiación más bajos, según datos facilitados por el Consejo General de Dentistas de España y la Fundación Dental Española.





El cáncer oral suele avisar


Más del 70% de los cánceres orales están precedidos de lesiones orales potencialmente malignas tales como una úlcera que no se cura, o manchas rojas o blancas persistentes en la boca.


Otros síntomas pueden incluir dolor, hinchazón, sangrado y dificultad al masticar o al tragar. Las localizaciones más comunes de este tipo de cáncer son la lengua, el interior de las mejillas y el suelo de la boca.




Causas del cáncer oral


El 90% del origen del cáncer oral es el tabaco y el alcohol. Las personas fumadoras presentan un riesgo 3 veces mayor de cáncer oral y 7 veces mayor de cáncer faríngeo.


El consumo de alcohol puede originar un riesgo de hasta 6 veces superior frente a los no bebedores, y aquellos que fuman y beben tienen un riesgo 15 veces mayor de desarrollar cáncer oral.


La infección por papilomavirus humano (VPH) se está convirtiendo en otro factor de riesgo en la actualidad. Las prácticas sexuales seguras y la vacunación contra el VPH son las mejores opciones de prevención de la infección oral por VPH y la aparición de un carcinoma oral asociado.


Asimismo, a la radiación ultravioleta B (UVB) se la considera la principal responsable del cáncer de piel y de labio. Es fundamental evitar tomar el sol en las horas de máxima radiación y usar siempre protector solar de labios.


Una autoexploración de la boca puede salvar vidas. En menos de un minuto, se pueden examinar los labios, el paladar, el interior de las mejillas, la lengua y las encías, para detectar posibles anomalías en la boca y acudir lo antes posible al dentista.


Consumir de forma habitual frutas y verduras reduce el riesgo de cáncer oral en un 50%. Los resultados de diferentes estudios muestran que el consumo de una porción de fruta al día y la ingesta de verduras reducen el riesgo de cáncer oral en un 50%.


La importancia de un diagnóstico precoz


Sólo entre el 25 y el 30% de los cánceres orales son diagnosticados de forma precoz, según los datos recogidos por el Consejo General de Dentistas de España y la Fundación Dental Española. Si tenemos en cuenta que a los 5 años del diagnóstico sobrevive, solamente, el 50% de las personas enfermas, entenderemos fácilmente que las revisiones periódicas y el diagnóstico precoz son muy importantes y tienen la capacidad de salvar muchas vidas.


El dentista está cualificado para diagnosticar las lesiones premalignas y malignas de la cavidad oral en la revisión ordinaria anual y es el primer profesional sanitario en detectar una lesión sospechosa y en realizar una biopsia oral o remitir al paciente a un centro especializado.



26 visualizaciones0 comentarios

Comentarios

Obtuvo 0 de 5 estrellas.
Aún no hay calificaciones

Agrega una calificación
bottom of page